Renovación de la cocina

Marlene Pratt, una de las fundadoras de Casa Latina, cree que diseñar para un hogar con estilo de vida estadounidense contemporáneo es mucho más que cambiar de colores y comprar muebles nuevos. Se trata de integrar en el hogar de una persona los diversos elementos de su vida.

Cuando Marlene acomete un proyecto, no sólo redecora un espacio, sino que rediseña un estilo de vida. Indaga en el plano personal para entender quién es la persona, en qué momento de su vida está y a dónde quiere dirigirse. Marlene trabaja con cada persona para hacer que su hogar sea una expresión de su identidad, transmitiendo sus pasiones, ideas y deseos a través de las telas, los colores, las texturas y los diseños del hogar para crear un espacio intensamente personal, y al mismo tiempo funcional.

Introducción escrita por Nora Díaz Bretherton

En este artículo de la revista Woman’s Day apareció Marlene:

Los electrodomésticos color hierba salvaje y los sofitos encima de las alacenas eran la tendencia imperante en estilos de cocina cuando Richard y Ellyn Wira fueron a vivir a su nueva casa en 1973. Avancemos 32 años. A pesar del empapelado nuevo y de haber cambiado los electrodomésticos, “uno entraba en esa cocina y automáticamente sabía lo vieja que era”, dice Marlene Pratt, la diseñadora de interiores de Home Depot que ayudó a los Wira a “traer” la cocina al siglo XXI.

Paso a paso:

  • Marlene Pratt, de Home Depot, arriba a la izquierda, aconsejó a los Wira optar por alacenas de arce de KraftMaid de un tinte medio para lograr el look tradicional que buscaban. Un satinado oscuro en dos tonos a lo largo de los bordes aporta un look contemporáneo.
  • Las alacenas viejas se unían en el rincón y creaban un espacio vacío e inutilizable que requería de una linterna para explorarlo. Una nueva alacena esquinera en diagonal, con una bandeja giratoria en su interior, permite usar el espacio con facilidad. Un armario apersianado para electrodomésticos evita el desorden en la mesada.
  • Las mesadas de silestone de cuarzo natural en Hoja de Té evitan que el polvo se note fácilmente, y como la superficie no es porosa, no absorbe las manchas. El salpicadero en azulejos de cerámica color crema le aporta textura.
  • Pratt convenció a los Wira de cambiar sus electrodomésticos blancos, relativamente nuevos, por otros de acero inoxidable de Maytag. “Cualquier color combina con el acero inoxidable”, dice Pratt “y ese material hace que el color resalte más”.
  • Un microondas empotrado a cierta altura deja espacio libre en la mesada. El tallado en madera encima del microondas fue una pieza inesperada que llevó Pratt para proporcionar un punto focal. El arco de encima, un elemento arquitectónico que se repite sobre el fregadero y en el espacio de trabajo, suaviza las líneas cuadradas de la cocina.
  • El grifo de cromo de Kohler tiene el look anticuado que le gusta a Ellyn, pero con una moderna boca rociadora extraíble.

  • Armarios con vitrales reemplazan el sofito que había encima de las alacenas, y muestran la porcelana y los objetos coleccionables de Ellyn. “El sofito hace que el ambiente parezca más pequeño de lo que es en realidad”, dice Pratt. “Las alacenas hasta el techo dan al ambiente mayor altura y elegancia”.

  • Un excelente espacio de trabajo nuevo duplica el lugar de guardado del viejo vajillero, y agrega un escritorio y un archivador en la base. Pratt eligió la pintura Bruma de Montaña de Behr, un tono salvia claro, como homenaje a la casa de vacaciones de los Wira en Carolina del Norte. Una mesa redonda con tablero de vidrio aligera más el ambiente. El revestimiento del suelo, de azulejos de porcelana color crema oscuro, es fácil de limpiar y se seca rápido, cuenta Ellyn. Fue colocado en ángulo, lo que crea la ilusión de un ambiente más grande.

Los detalles:

  1. Una televisión de pantalla plana de diseño fino reemplaza a un viejo aparato voluminoso, dejando espacio libre en la mesada.
  2. Dos estantes tipo cajones en el armario de las ollas y sartenes organizan los utensilios, eliminando los escurridores y las búsquedas.
  3. Una despensa deslizable junto al refrigerador contiene productos enlatados y pone fin al típico revoltijo de especias en las alacenas. “Con un solo golpe de vista se puede ve todo”, dice Ellyn.
  4. Para aprovechar al máximo el espacio de guardado de utensilios, hay un cajón para cubiertos en dos niveles: la sección superior se desliza a un costado y revela un fondo dividido.
  5. Las canastas de alambre deslizables evitan las bolsas de las cebollas y las papas, que se ponen directamente en estos portaverduras.

Una vez finalizada la renovación, los Wira estaban sorprendentemente encantados con algunos de los pequeños toques: un módulo de la alacena donde va el cubo de la basura y el de reciclado, el refrigerador con el freezer en la parte inferior (“Se ve lo que hace falta consumir”, dice Richard). “Estamos contentísimos”, dice Ellyn. “Lo único es que se ve tan bien que ahora sentimos que debemos renovar el resto de la casa”.

Related News

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Copyrıght 2013 FUEL THEMES. All RIGHTS RESERVED.